Enfoque basado en procesos: Cuarto principio de calidad


Toda empresa y/o industria requerirá de un conjunto de estándares de calidad que le permita adecuarse a las demandas de su mercado. Para esto, será necesario configurar múltiples agentes tanto internos como externos implicados en su proceso de producción. De esta manera, la empresa y/o industria podrá igualar sus objetivos y, en ese sentido, alcanzar sus metas plateadas en sus proyectos.

Para lograr este efecto, las normas ISO se presentan como una solución exhaustiva frente a todas las carencias que una empresa y/o industria presente en su proceso de producción. Se trata de un grupo de aplicaciones diseñadas por la Organización Internacional de Normalización, las cuales establecen los múltiples criterios que una empresa deberá cerciorar en su proceso productivo.

De este modo, serán cubiertos los elementos básicos más importantes presentes en las actividades de una empresa. Las normas ISO son así el articulador necesario para que cualquier empresa y/o industria pueda disfrutar de estándares de calidad óptimos en sus actividades gracias a los principios de calidad. De estos principios, se presenta el cuarto, denominado Enfoque Basado en el Proceso.
 

Enfoque en el proceso: Cuarto principio de calidad

 
Alinear el proceso. Este puede ser el objetivo básico de este principio, el cual se establece con la finalidad de unificar todas las actividades realizadas en una empresa, de modo que sea posible contar con proceso único y, de esta forma, más controlable.
 
Se establecen estadios que serán evaluados, permitiendo llevar un control sostenido en el ahora proceso único y alineado que posea una empresa. La idea del principio Enfoque Basado en Procesos es adecuar todas las actividades para que estas puedan ser optimizadas e introducidas de manera ordenada en una planificación.
 
Dicha planificación estará sujeta a los argumentos del personal de la empresa, el cual involucrará de manera exhaustiva todas las actividades que sean necesarias. Se agruparán actividades que puedan combinarse, al tiempo que otras serán segmentadas en grupos diferentes, presentando un alineamiento cómodo y estratégico.
 
En su concepto, el Enfoque Basado en Procesos sostiene que los resultados serán más favorables en tanto las actividades y/o procedimientos sean alineados en un solo proceso. Se pretende así optimizar las actividades de la empresa, creando una interacción directa entre estas que permita controlarlas de una forma provechosa. Para esto, se realizarán las siguientes aplicaciones:
 
  1. Descripción de las actividades: Serán definidas las actividades bajo la intención de sistematizarlas en un proceso. Serán conceptualizadas como partes de un proceso continuo, destacando una cualidad ordinal en su descripción respectivamente. Esto permitirá crear una relación entre todas las actividades para armar un proceso alineado.
  2. Interrelacionar: En lo sucesivo, se establecerá una interrelación entre cada una de las actividades, elaborando un hilo entre estas. Cada actividad deberá agruparse en una etapa del proceso unificado, de modo que su aplicación no sea excluida en el proceso respectivo.
  3. Efecto en el proceso: Las actividades ahora definidas deberán ser etiquetadas con la responsabilidad que implican para el proceso. Esto permitirá estratificar los efectos obtenidos en cada actividad, determinando así los aspectos a evaluar en cada una de estas frente al proceso.
  4. Medición de los resultados: En lo consecuente, se establecerán los mecanismos pertinentes para la medición de los efectos obtenidos en cada actividad. Dichas mediciones serán claves para, de manera conjunta, determinar si las actividades estarían siendo llevadas a cabo de manera adecuada.
  5. Presentar el proceso: Se dará paso al proceso alineado como parte de la nueva actividad de la empresa. Esta deberá dar inicio a sus actividades ahora implicadas en un mismo proceso atendiendo de manera sistemática los resultados obtenidos en cada una de estas.

Beneficios del Enfoque Basado en los Procesos

 
Naturalmente, los principios de calidad inciden de manera positiva en la configuración de cualquier industria y/o empresa. Este análisis permitirá valorar mucho más su aplicación, por lo que es importante conocer, para el caso del Enfoque Basado en los Procesos, los beneficios que aportaría en su respectiva aplicación:
 
  • Optimización de los resultados: La empresa podrá medir de manera exhaustiva cada uno de los resultados que circularán en el proceso alineado, de modo que podrá atender de manera directa cualquier inconveniente presente en sus actividades ahora ordenadas de manera sistemática.
  • Orden sistemático: Las actividades guardarán una interrelación lógica entre sí, lo que resultará en un orden sistematizado y mucho más elaborado en la empresa. Entender el proceso productivo será mucho más sencillo, al tiempo que modificarlo resultará mucho más fácil gracias a su orden establecido.
  • Resultados óptimos: La aplicación del principio Enfoque Basado en los Procesos cumple fundamentalmente con el propósito de mejorar los resultados obtenidos en el proceso productivo. En este sentido, es también uno de sus beneficios más importantes.